top of page

EL SILENCIO ES ORO

¿Alguna vez te has detenido a pensar que a veces el silencio es la respuesta más sabia?


A lo largo de la historia humana los más sabios a menudo guardaban ciertos secretos para sí mismos. Budah, una de las figuras más iluminadas de la historia, nos enseña que hay cosas en la vida que es mejor mantener en privado, no por vergüenza, sino como una expresión de profunda sabiduría y autoconocimiento.


Hoy te quiero sumergir en las profundidades de estas enseñanzas y revelarte las 7 cosas que una persona inteligente opta por no divulgar, estas revelaciones pueden sorprenderte y, quién sabe, inspirarte a cambiar la forma en que eliges compartir ciertos aspectos de tu vida.


Te voy a contar una hermosa historia, en un tranquilo pueblo al pie de las montañas del Himalaya, había un joven llamado Aravind, era conocido por su sabiduría a pesar de su joven edad y a menudo se le buscaba para recibir consejos sobre la vida; sin embargo, su don especial era saber cuándo no decir nada.


Una soleada mañana, mientras Aravind meditaba bajo la sombra de un árbol, un grupo de jóvenes del pueblo se acercó a él con un desafío, habían oído que Aravind poseía 7 secretos que nunca compartiría y querían comprobar si esto era cierto.


¡Aravind! -comenzó el más audaz del grupo-, hemos oído que guardas 7 cosas ocultas de todos, si realmente eres sabio compártelas con nosotros.


Con una sonrisa serena Aravind abrió los ojos, miró al grupo y comenzó…


-Hubo una vez, mucho antes de que yo naciera, un rey que gobernaba estas tierras, era poderoso y rico, pero con el tiempo se volvió arrogante, creía que el mundo giraba alrededor de sus deseos y compartía abiertamente todos sus planes y riquezas con su reino. Un día, un sabio viajero visitó su palacio, el rey queriendo impresionar al sabio comenzó a hablar de sus riquezas, sus planes futuros e incluso sus miedos, el sabio escuchó en silencio, cuando el rey terminó el sabio dijo: “al compartir todo abiertamente has dado al mundo el poder sobre ti, una persona verdaderamente sabia sabe que hay cosas que deben mantenerse en privado”


La curiosidad del grupo fue encendida, querían saber más sobre esos secretos, ¿cuáles son esos secretos? -preguntó el joven audaz


Aravind sonrió y dijo “eso es una historia para otro día”


Pero mientras los jóvenes se alejaban decepcionados por no haber escuchado los secretos, se dieron cuenta de que Aravind les había enseñado algo aún más valioso, la importancia del misterio, la privacidad y la sabiduría que reside en saber cuándo guardar silencio.


A medida que pasaban los días, la curiosidad de los jóvenes sobre los 7 secretos solo aumentaba, debatían entre ellos sobre lo que podrían ser esos secretos y por qué Aravind guardaba silencio sobre ellos.


Una tarde fresca, los jóvenes sin poder resistir más la curiosidad, decidieron acercarse a Aravind de nuevo, lo encontraron meditando cerca de un arroyo.


Una de las jóvenes le dijo: Aravind entendemos la lección que intentaste enseñarnos la última vez, pero nuestro deseo de conocer los secretos aún arde dentro de nosotros, por favor dinos cuáles son.


Aravind mirando a los ojos ansiosos de los jóvenes, percibió que sinceramente buscaban entender, así que comenzó… Hace muchos años, en tiempos del propio Budah, había un discípulo que siempre compartía todos sus pensamientos y acciones con los demás, creyendo que la transparencia era la clave para la bondad, sin embargo; esto a menudo lo ponía en situaciones complicadas ya que no todos tenían buenas intenciones. Una noche Budah llamó a ese discípulo y le contó una historia sobre un rey que poseía 7 joyas preciosas, cada joya tenía un poder especial, pero el rey nunca revelaba esos poderes al mundo, las personas sabían de la existencia de las joyas pero su misterio era lo que las hacía aún más valiosas. El discípulo confundido preguntó a Budah el significado de la historia, Budah respondió que cada persona posee joyas internas, aspectos de su vida, pensamientos, sentimientos y experiencias que son preciosos, y al igual que las joyas del rey su verdadero valor radica en mantenerlas protegidas y en privado.


El discípulo comprendió la enseñanza y comenzó a practicar el arte de la discreción, con el tiempo se dio cuenta de que al no revelar todo sobre sí mismo no sólo protegía sus joyas internas, sino que también cultivaba un sentimiento de auto respeto y fortaleza interior, así, las 7 joyas que simbolizan los aspectos de nuestra vida que debemos proteger y mantener en privado, son nuestros secretos, nuestras vulnerabilidades, nuestras esperanzas, nuestros sueños, nuestros dolores, nuestros miedos y nuestras alegrías; al protegerlos no solo nos preservamos de miradas no deseadas, sino que también honramos nuestra verdadera esencia.


Esta historia no era solo sobre el poder de la privacidad o la importancia de mantener ciertas cosas en secreto, era en esencia sobre respetar y honrar a uno mismo, reconociendo la singularidad de nuestro propio viaje y los tesoros internos que todos llevamos.


En el mundo moderno es común que se nos anime a compartir cada momento, cada pensamiento y cada logro, en una era de transparencia digital y conexión constante la línea entre lo público y lo privado se ha vuelto tenue; sin embargo, la sabiduría antigua compartida por Budah a través de la historia Aravind nos recuerda la importancia de mantener algunas cosas sagradas, sólo para nosotros mismos, no porque debamos ocultar o sentir vergüenza, sino porque no todo está destinado a la mirada del mundo, algunas experiencias y pensamientos son tan preciosos que merecen ser guardados como joyas raras, preservados en nuestro corazón,


Al valorar nuestro propio espacio y respetar nuestra privacidad cultivamos una relación más profunda y auténtica con nosotros mismos, esto nos permite crecer y evolucionar sin el constante peso del juicio o la expectativa de los demás. Además, cuando elegimos conscientemente compartir, lo hacemos con propósito y significado, haciendo que esos momentos de compartir sean aún más especiales.


Entonces, la próxima vez que sientas la necesidad de revelar algo, detente, reflexiona y pregúntate ¿es esto una de mis joyas preciosas?




1 visualización0 comentarios
bottom of page